Crónica del último curso impartido por Marco Barba

"“Un encuentro para buscar mejoría en la calidad de la equitación independiente del tipo de doma” es cómo mejor se puede describir en una frase el taller sobre consejos de equitación impartido por Marco Barba de León el pasado fin de semana, 19 y 20 de noviembre, en Zaragoza, en la hípica Vado Ranch, de Joaquín Pérez.


Al taller asistían 6 jinetes con sus caballos y 4 oyentes. Empezó el sábado por la mañana con un intenso resumen sobre la base de equitación, válida para cualquier doma bajo los aspectos naturales/anatómicos y de la biomecánica, teniendo como reto mantener y mejorar la salud mental y física de nuestros caballos a largo plazo.

Seguido por la parte práctica. A diferencia con otros clínics que hemos visto impartir, se admitían un número muy reducido de sólo 6 caballos por la simple razón de querer centrarse por separado en el trabajo de cada individuo. Cada alumno con su animal se encontraba en un punto diferente de doma.

Fue impresionante y gustoso ver a Marco impartir “clases” a cada uno de forma analítica y meticulosa, empezando desde el calentamiento y la descontracción del caballo hasta entrar en fase de trabajo, donde partía de la base del equilibrio y la correcta colocación para alcanzar poco a poco la maniobra deseada . Un proceso suave y comprensible. En cada momento buscando que el caballo fuera totalmente relajado para entender y aprender el significado de las ayudas del jinete.


Se vieron explicaciones sobre espaldas adentro, grupas a la pared, spins, paradas correctas, pasadas, y un sinfín de ejercicios, cada uno construyéndose de manera lógica gracias a otros anteriores.


Con extraordinaria dedicación a cada binomio Marco logró convertirse en mediador entre jinete y caballo para llevar la comunicación entre ellos a un grado superior.

Terminamos el día con un pequeño coloquio viendo ejemplos de una equitación bien o mal hecha a través de varias fotos y vídeos de reprises en la doma clásica, vaquera y western.

También Marco nos hizo sensibilizar en el uso de nuestros sentidos, hacernos más perceptibles para posibles señales que nos dan nuestros amigos los caballos por no poder trabajarlos cómo esperaríamos: Vimos que con “escuchar” y observar nuestro caballo fácilmente podemos detectar las causas de molestias que pueden llevar a un comportamiento contraproducente e indeseado, en la mayoría de los casos muy sencillas de eliminar. En relación a esto Marco nos ayudó, el domingo por la mañana, a entender y distinguir un poco todo el laberinto en cuanto a la pregunta “¿Qué bocado usar?”, siguiendo después el trabajo con los binomios del día anterior.


Pudimos observar sorprendentes avances tanto en los jinetes como en sus caballos. Parecía que ambos habían digerido bien el trabajo durante la noche y entraron en la pista con muchas ganas de seguir con las tareas demostrándolo con un tiempo necesario muy inferior para alcanzar la descontracción.


En este curso destacaba realmente la calidad: La calidad de una equitación bien hecha, independientemente del nivel individual de cada uno y el estilo de doma elegida.

Fué una alegría ver reunida a gente de varios campos (doma vaquera, doma clásica y western) trabajando sus caballos de la misma manera y comprobar que sólo hay un camino si queremos llegar a una sostenibilidad en nuestra doma dejando atrás prejuicios y falsas enseñanzas a base de trucos y mecanismos.


Gracias Marco por este curso maravilloso apto para jinetes de cualquier tipo de doma y con cualquier nivel de equitación.

Natalie Kraft
Asistente al curso"